Artículo médico científico


Nuevo! Necesitas a alguien que te escuche y entienda tus problamas? Aprovecha el nuevo servicio Gratuito!
Queres colaborar y escuchar a otros? Entra aqui para participar sin costo.

 Profesionales | Contenido Profesional | Centros de Salud | Notas de Salud | Farmacias | Obras Sociales. Prepagas


La práctica de los fonemas mejora la lectura en niños con neurofibromatosis tipo 1: estudio de intervención prospectivo

Phonics Training Improves Reading in Children with Neurofibromatosis Type 1: A Prospective Intervention Trial

En este estudio se examinó la eficacia de un programa de entrenamiento de los fonemas en niños con neurofibromatosis tipo 1 (NF1) y dificultades lectoras. Un total de 30 niños (7-12 años de edad) con NF1 completaron un estudio con dos periodos basales e intervención de 24 semanas de duración. Las medidas de resultados de alfabetización se evaluaron en 4 momentos: (1) al inicio; (2) tras 8 semanas sin tratamiento; (3) inmediatamente después del tratamiento; y (4) en un seguimiento de 8 semanas después del tratamiento.

El 90% de los participantes completaron la intervención. Se observaron mejoras específicas en un rango de resultados de alfabetización, incluyendo la precisión de la lectura (lectura de no palabras, d de Cohen=1,10; lectura de palabras, d=0,32), conocimiento grafofonético (d=0,80), combinación (d=0,88), repetición de palabras sin sentido (d=0,94), fluidez en la descodificación de fonemas (d=0,55) y comprensión lectora (d=0,31). Las mejoras se mantuvieron 8 semanas después del tratamiento. La edad (p=0,03) y la memoria de trabajo (p=0,02) influyeron de forma significativa en la eficacia, con los mayores avances observados en niños mayores con capacidad de memoria de trabajo verbal más potente.

Este estudio demuestra que una intervención de entrenamiento computarizado de la lectura realizada en el hogar fue efectiva para mejorar la lectura y las habilidades relacionadas en niños con NF1 y dificultad lectora.


Autor: Arnold SS, Barton B, McArthur G, et al.

Link Original: http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0022347616304036

Publicación: The Journal of Pediatrics

Fuente: J Pediatr. 2016 Oct; 177: 219-226.e2.

Etiquetas: